söndag 8 maj 2016

Mi Canción







Mi Dios, mi Señor Jesús es mi timón y brújula en mi vida. Nada hago sin él, en todo lo invito a estar presente, camino con mi Cristo todos los días de mi vida.  Amo su palabra y su ley, Gracias doy de poder conocerle y amarle.  Vivo agradecida por todo cuanto me ha dado y sobre todo porque me ha echo su hija y porque algún día estaremos juntos por la eternidad. Hermoso Señor, sin ti nada tiene sentido. Te amo mi Salvador.


"...porque mi fortaleza y mi canción es Jehová” 
Isaías 12: 2



¿Escuchas la Canción?

Es la canción del reino – una canción de amor al Rey. Es una canción de delicia en toda Su perfección – Su poder, Su belleza, Su sabiduría, 
Su amor... Es una canción de Verdad – La verdad que nos liberta.

“Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte; Andará, oh Jehová, a la luz de tu rostro. En tu nombre se alegrará todo el día, 
Y en tu justicia será enaltecido.” Salmos 89:15-16.

Esta canción es más que palabras convertidas en música. Es la maravillosa Palabra de Dios, la melodía de un corazón que confía, 
una armonía llena de amor entre Su vida y la mía. Trae un espíritu de jubilo al mirar a Jesús, mi Rey y la delicia de Su presencia.

La canción fluye del corazón del Rey de los corazones de Su pueblo, uniendo nuestros corazones en un coro interminable de alabanza.

“A Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma;
 Mi carne también reposará confiadamente;” Salmos 16:8-9

David conocía la fuente y fuerza de la canción en su corazón. Así como otros siervos a través de las edades. Cuando un poderoso enemigo invadió a Judá, 
el Rey Josafat confió en Dios y preparó a Su pueblo para la victoria. Y “cuando empezaron a cantar y alabar, el Señor preparó una emboscada” 
contra las fuerzas amenazadoras y la batalla fue ganada a su favor.

Apresados en cepos, el apóstol Pablo y Silas, “oraban y cantaban himnos de alabanza a Dios”. El soberano Gobernante del Universo escuchó. 
El envió un terremoto que rompió sus cadenas y abrió las puertas de la prisión.
Nada puede bloquear la victoria de Dios por nosotros, Cuando El es la canción de nuestros corazones. 
Por eso El quiere llenar a todos Sus hijos con Su canción de Verdad. Se convierte en un magnifico coro, donde todos los que están unidos a El a través de la cruz cantan juntos en una armonía dirigida por el Espíritu Santo.

Dejad entonces que “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, 
cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.” Colosenses 3: 16-17



Tu eres mi canción, amado Rey. Por tu vida en mi, haz mi vida una canción que te honre. Que nada en mi carne apague Tu canción en mi corazón. 
Pon mi vida en perfecta armonía con la tuya, y canta tus maravillosas verdades en y a través de mi, mi Señor. 
“Pon una nueva canción en mi boca – una canción que alabe a mi Dios”. Gracias, precioso Señor.


Referencias

2 Crónicas 20:20-22; Salmos 16:8-9, 40:3, 42:8, 87:7, 96:1-3, 98:1-4;
Isaías 12:2-5; Efesios 5:19; Colosenses 3:11, 16


 Fuente :Provisto a La Espada del Espíritu por Berit Kjos de Ministerios Kjos


 photo jenny.gif

2 kommentarer :

Ingrid Zetterberg sa...

Hermosa palabra nos compartes, mi querida amiga Jenny. Lindas tus gráficas también. Recibe mi abrazo fraternal y que Dios te bendiga siempre.
Ingrid Zetterberg

Jesucristo el que ama mi alma Jenny sa...

Gracias mi bella Ingrid, tenemos un Dios hermoso , digno de toda alabanza y gloria. te mando un gran abrazo y gracias por siempre venir. Dios te bendiga en todo bella amiga.