torsdag 31 december 2015

Gracias Señor






Un año que se va, Solo me queda decir gracias Señor porque en todo estuviste presente, gracias por las bendiciones recibidas, tu cuidado y amor. Gracias porque puedo decir que soy tu hija y tu eres mi padre, gracias por amarme tanto. Eres lo mas hermoso que tengo y mi deseo y petición es tenerte cada día más en mi vida, te necesito más que el aire que respiro. Gracias Señor por el 2015 y gracias por el 2016 que comienza, juntos siempre juntos lo quiero caminar. Mi Salvador, mi Rey Pastor, mi Cristo, Jesucristo el Señor.


El año llega a su fin. Podemos volver la vista atrás y recordar las ocasiones dichosas, las alegrías inesperadas, las buenas noticias que llegaron como aguas refrescantes para el alma sedienta.. También podemos respirar aliviados porque las tribulaciones de este año han tocado a su fin. Entre esos momentos altos y bajos, hubo días comunes y corrientes en los que no pasó nada digno de mención.
Termina el año, se cierra el acta,
ya lo último ha quedado hecho y dicho.
Apenas permanece el recuerdo

de todas las alegrías, sinsabores y triunfos.
Y ahora, plena y claramente motivados,
afrontamos un año nuevo.
Robert Browning (1812–1889)


El año nuevo está por comenzar y sin duda vendrá salpicado de sucesos felices, satisfacciones, novedades interesantes, algunos pesares y muchos días anodinos. Si bien es posible que preveamos algunos acontecimientos importantes —un cambio de trabajo, una mudanza, la llegada de un bebé—, muchos aspectos de nuestro futuro nos están ocultos. Dice un sabio proverbio antiguo: «El velo que nos esconde el futuro lo teje un ángel de misericordia».
No veo ni un paso delante de mí al adentrarme en este año;
pero he dejado el pasado en manos de Dios, y Él misericordiosamente despejará el futuro,
y lo que a lo lejos parece oscuro quizá se ilumine a medida que me acerque.
Mary Gardiner Brainard (1837–1905)


¿Y qué hay del presente? Dios está con nosotros en este momento, tal como lo estuvo ayer y lo estará mañana. Terminemos el año reconociendo a Aquel que es el principio y el fin y estará siempre a nuestro lado: al comienzo, al final y a lo largo de todo el recorrido..
Me has dado a conocer la senda de la vida; me llenarás de alegría en Tu presencia, y de dicha eterna a Tu derecha. Salmo 16:11 (NVI)

Fuente : ABI MAY
 photo jenny.gif

Inga kommentarer :