måndag 2 november 2015

El Temor de Dios













Hoy en día no muchos viven en el temor de Dios, algo tan importante en la vida de un Cristiano, no se predica en las iglesias respecto a esto, y por ese motivo muchos viven comprometidos con el pecado. 
Mi oración es vivir en ese temor para algún día vivir la eternidad con Cristo. Que su espíritu Santo me muestre cuando no voy bien o algo que no le agrada a mi Señor. Quiero vivir una vida consagrada a Cristo.  Te comparto esta bella reflexión . 

La Biblia establece claramente que todo creyente debe cultivar el temor de Jehová.
El verdadero temor de Dios incluye admiración y respeto, pero va mucho más allá de eso.
David nos dice: “La iniquidad del impío me dice al corazón: 
No hay temor de Dios delante de sus ojos” (Salmos 36:1). 
David está diciendo: “Cuando veo a alguien consintiendo en la maldad, mi corazón
me dice que tal persona no tiene temor de Dios.
No reconoce la verdad acerca del pecado,o acerca del llamado a la santidad por parte de Dios”.
El hecho es, que el temor de Dios nos da el poder para mantener la victoria en tiempos de maldad.
Así que, ¿cómo obtenemos este temor? Jeremías responde con esta profecía de la palabra de Dios :“Y les daré un corazón, y un camino, para que me teman perpetuamente, 
para que tengan bien ellos, y sus hijos después de ellos.
Y haré con ellos pacto eterno, que no me volveré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor
en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí” (Jeremías 32:39-40).
Esta es una maravillosa promesa del Señor.
Nos garantiza que Él nos proveerá de su temor santo.
Dios no derrama simplemente su temor a nuestros corazones en un destello sobrenatural.
 No, Él pone Su temor en nosotros a través de Su Palabra

¿Significa esto que el temor de Dios es plantado en nuestros corazones cuando 
simplemente leemos la Biblia? No, en lo absoluto. Viene cuando conscientemente decidimos
obedecer cada palabra que leemos en la Palabra de Dios.
La Escritura se encarga de ello.
Nos dice cómo es que el temor de Dios vino sobre Esdras:
“Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y
para cumplirla” (Esdras 7:10).

El temor de Dios no es tan sólo un concepto del Antiguo Testamento.
Vemos que el temor de Dios se menciona en ambos Testamentos.
El Antiguo nos dice: “Teme a Jehová, y apártate del mal” (Proverbios 3:7).
Así también el Nuevo declara:
“No hay temor de Dios delante de sus ojos” (Romanos 3:18). Pablo añade :
 “Limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad
en el temor de Dios” (2 Corintios 7:1).

Fuente David Wilkerson

4 kommentarer :

Como brisa fresca sa...

¡Excelente reflexión, de esas, que tristemente, se escuchan cada vez menos!
Vivamos en el temor de Dios, esa es Su voluntad para nuestra vida.

Me tomo el atrevimiento de compartirla, abrazos querida Jenny

Jesucristo el que ama mi alma Jenny sa...

Gracias por venir linda Esther, si amiga la verdad poco se predica de esto. Amiga usa lo que desees , abracitos para ti y Dios te siga bendiciendo en todo.

Ingrid Zetterberg sa...

El temor de Dios es el principio de la sabiduría, dice la Biblia, también, mi querida amiga Jenny. Gracias por compartir este mensaje y tus bellas gráficas. Recibe mi abrazo.

Jesucristo el que ama mi alma Jenny sa...

Asi es mi linda amiga Ingrid, gracias por siempre venir y dejar tu comentario. Abracitos linda amiga.