tisdag 27 oktober 2015

Mirando hacia la Eternidad














Como hija de mi amado,  como seguidora de Cristo vivo en este mundo pero no soy de este mundo, me espera una vida eterna y esa es mi meta de algún día pasar la eternidad con mi amado Señor. 
Mi vida no acaba con la muerte, así lo dice el Señor que esta preparando lugar para todos aquellos que creen en Él. 
Ayúdame Señor a llegar a la meta y algún día poder vivir contigo por la eternidad.
Ese es mi sueño y mi anhelo. 
Amig@ la eternidad es real, vive tu vida para la eternidad, allí te espera Cristo.
Te comparto este bello mensaje.


Es bueno que la mayor parte del tiempo de nuestra peregrinación, estemos mirando hacia adelante. 
Más allá está la corona, más allá, la gloria. El futuro debe ser, al fin y al cabo, 
el gran objeto de la fe, 
pues él nos trae esperanza, nos comunica gozo, nos consuela e inspira nuestro amor. 
Al mirar hacia el futuro, vemos eliminado el mal, vemos deshecho el cuerpo del pecado y de la muerte y al alma gozando de perfección y puesta en condiciones de participar de la herencia
de los santos en luz.
Mirando aún más allá, el iluminado ojo del creyente puede ver cruzado el río de la muerte, 
vadeado el sombrío arroyo, y alcanzadas las montañas de luz donde está la cuidad celestial. 
El creyente se ve a sí mismo entrando por las puertas de perla, aclamado como más que vencedor, coronado por las manos de Cristo, abrazado por Jesús y sentado con Él en su trono,así como Él ha vencido y se ha sentado con su padre en su trono.
La meditación en este futuro puede disipar la noche del pasado y la niebla del presente.
Las alegrías del cielo compensarán las tristezas de la tierra. 
¡Afuera mis temores! La vida en este mundo es corta; pronto la acabaré. 
¡Afuera mis dudas! La muerte es sólo un arroyuelo; pronto lo cruzaré. ¡Cuán corto es el tiempo! 
¡Cuán larga la eternidad! ¡Cuán breve es la muerte, cuán infinita es la inmortalidad! 
Me parece estar ahora mismo comiendo de los racimos de Escol y bebiendo del manantial 
que está del otro lado de la puerta. ¡El viaje es tan corto…! ¡Prontó estaré allí!

Cuando aquí de mi vida mis afanes cesen ya
Y se anuncie bella aurora celestial,
En las playas del cielo mi llegada esperará
Mi Señor con bienvenida paternal.
Podré entonces conocerle, y seguro en su seno estaré.
Cara a cara espero verle y con Él, redimido, viviré.

Fuente : Charles Spurgeon

2 kommentarer :

Ingrid Zetterberg sa...

Hermosa reflexión hermana Jenny, somos hijas de Dios, y no somos de este mundo, y es por eso que el mundo nos aborrece. Lindas como siempre tus gráficas, amiga mía. Recibe mi abrazo grande. Ingrid Zetterberg

Jesucristo el que ama mi alma Jenny sa...

Gracias linda Ingrid, si amiga estamos de paso...gracias por siempre venir y dejar tu bello comentario, abracitos amada amiga.