lördag 9 maj 2015

Homenaje a una Reina








Te honro, querida madre, como honraría a una reina. Cuando reparta las recompensas en el Cielo, te pondré como ejemplo de alguien que dio y dio una y otra vez de su corazón para educar los preciados obsequios de amor que encomendé a su cuidado.
Es bellísimo a Mis ojos el corazón de una madre que antepone el bienestar de sus hijos a todo lo demás. Has hecho todo lo que has podido a fin de preparar a tus hijos para hacer frente a la vida. Ahora que tienen edad para tomar sus propias decisiones, deben aprender a encarar los retos que se les presenten y a asumir responsabilidad por sí mismos.
Puede que a veces se aparten de algunas cosas que les enseñaste, pero el amor que sembraste en su corazón permanecerá para siempre. Ese es el obsequio más preciado que les otorgaste, que por cierto es tuyo y suyo por toda la eternidad.
De Jesús con Amor



2 kommentarer :

Ingrid Zetterberg sa...

Hermosa esta reflexión acerca de la madre, mi querida amiga Jenny. Hay madres que se han sacrificado y han luchado por darles a sus hijos un buen ejemplo, y les han enseñado el amor a Dios, esas son las madres que más valen. Recibe mi abrazo sincero.

Jesucristo el que ama mi alma Jenny sa...

gracias mi linda amiga, espero que lo hayas pasado lindo junto a tus hermosos hijos. te mando un gran abrazo.