fredag 16 maj 2014

Cristo eres mi cielo








"Luego miré, y apareció el Cordero. Estaba de pie sobre el monte de Sión. Apocalipsis 14: 1

El apóstol Juan tuvo el privilegio de mirar las puertas del cielo, y describir lo que vio. Comienza diciendo : " Miré, y apareció el Cordero". 
Esto nos enseña que el principal objeto de contemplación en el estado celestial es " el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" ( Juan 1 : 29 ). 
Nada llamó tanto la atención del apóstol como la persona de ese ser divino, que nos redimió por su sangre. Él es el tema de los cantos de todos los espíritus glorificados y de los santos ángeles.  
Cristiano, acá hay gozo para ti, tú has mirado y has visto al Cordero. 
Con lágrimas en los ojos has visto al Cordero de Dios llevarse tus pecados. Regocijate.  
En poco tiempo se enjugará toda lágrima de nuestros ojos ( ver Apocalipsis 7 : 17) y veremos al Cordero exaltado en su trono. 
Es el gozo de nuestro corazón mantener una comunión diaria con Jesús, y tendremos el mismo gozo, aunque en un grado mayor, en el cielo. Disfrutaremos de la constante visión de su presencia, habitaremos con Él para siempre. 
Como dice el apreciado Rutherford : " El cielo y Cristo son la misma cosa". 
Estar con Cristo es estar en el cielo. Ese prisionero del Señor con mucha dulzura escribe en una de sus brillantes cartas : " Señor Jesucristo, si tuviera que estar en el cielo sin ti, seria el infierno, Si estuviera en el infierno, y te tuviera, este seria el cielo para mi, pues tú eres todo el cielo que quiero". Cristiano, no es esto verdad o no? Lo dice tu alma de esta manera? 
"Todas las arpas no pueden hacer un lugar celestial si Dios muda su hogar u oculta su rostro". Todo lo que necesitas para estar bendecido, muy bendecido , es estar con Cristo.

Fuente : Charles H, Spurgeon

Eres suficiente para mi Señor, sin ti nada tengo ni nada soy...te amo mi Salvador.

3 kommentarer :

Ingrid Zetterberg sa...

Amiga querida, esta reflexión me ha hecho llorar. Si en el infierno estuviera mi adorado Jesús, también sería un cielo dulce para mí, porque sólo su presencia me basta para consolarme. ¡Qué bello mensaje! Incluso cuando siento que lo adoro aquí en mi casa, es como si él me regalara un pedacito de cielo en medio de la oscuridad de este mundo. Gracias Jenny por compartir. Tu amiga Ingrid Zetterberg

Jesucristo el que ama mi alma Jenny sa...

la verdad que si..tener al Señor es estar en el cielo, imaginate como sera alla cuando lo tengamos para toda la eternidad., me encanta Charles Spurgeon ya que solo predica de Cristo. Gracias por venir y dejar tu bello mensaje,Abracitos linda Ingrid.

Anonym sa...

Jenny
Que blog tan hermoso, lleno de paz y amor. Gracias a Dios por permitirte crear algo hermoso en su nombre para bendecir y compartir con nosotros. En como un oasis para el alma.
Paola