onsdag 12 mars 2014

Un tiempo para regocijarse









Adán y Eva trajeron engaño a su matrimonio y luego agravaron su rebelión al ocultarse de la presencia de Dios. Dios nunca se esconde, sólo el hombre lo hace. Dios estaba totalmente involucrado con ese primer matrimonio entre el primer hombre y la primera mujer y Él está igual de preocupado por todo matrimonio cristiano de hoy.

Pocos matrimonios pueden lograrlo si ambos se esconden de Dios. Muéstrame un matrimonio sin un cónyuge que esté cerca de Jesús y yo te mostraré un matrimonio con pocas posibilidades de sobrevivir. Al menos uno debe estar consultando diariamente al Señor. Lo mejor es que ambos cónyuges estén hablando con Él, pero si uno de ellos está huyendo de Dios, es de vital importancia que el otro sea capaz de correr al lugar secreto de oración para pedir ayuda y dirección. Una esposa que ora, a menudo puede salvar su matrimonio, al igual que un marido que ora.

El amor por sí solo no es suficiente para mantener un matrimonio sólido, sólo el poder de Dios puede hacer eso. Ese poder está obrando ahora mismo,sanando y guardando matrimonios. Donde Jesús reina, el matrimonio puede lograrlo. 

“Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría…sea gloria y majestad, imperio y potencia…" (Judas 24-25).
Sabemos que el gozo del Señor es nuestra fortaleza (ver Nehemías 8:10), así que, los matrimonios fuertes deben abundar en gozo. Cuando un matrimonio pierde su gozo, se vuelve débil y vulnerable.

Sí, todos los matrimonios enfrentarán desafíos. Es posible que haya enfermedad, problemas económicos, malos entendidos o dolor, pero la vida continúa. Dios está en el trono y tiene todo bajo control. Agradezco a Dios por una pareja que me quiere y planeo disfrutar de cada momento de mi vida y mantener el gozo fluyendo. Hay un tiempo para llorar, pero también hay un tiempo para regocijarse. ¡Lo bueno supera lo malo, así que levanta tus ojos y vive!

Fuente : David Wilkerson [May 19, 1931 – April 27, 2011]



2 kommentarer :

Ingrid Zetterberg sa...

Amiga mía, Jenny, si, Dios restaura matrimonios, a mí me consta, pues restauró el mío. Pero cuando en el pasado han habido cosas graves en un matrimonio como el adulterio por parte del esposo, y encima hay hijos de ese adulterio, es como si el Señor hubiera pegado un florero de cristal que se rompió, pero una vez pegadas todas las piezas, el florero puede volver a usarse, pero ya nunca será lo mismo. Es mi sincero sentir amiga, y mi más sincera respuesta. Gracias por compartir. Un abrazo con mi afecto. Ingrid

Jesucristo el que ama mi alma Jenny sa...

Amada amiga te entiendo,y creo que se rompe algo en la relación, gracias por responder con tu corazón, se amiga que Dios tiene poder para sanar las más profundas heridas y hacer de algo roto, algo nuevo para su gloria. gracias de verdad por tu respuesta, te dejo un gran abrazo. TQM.