måndag 13 maj 2013

*** Labranza de Dios ***




Labranza de Dios ( 1 Corintios 3:9)

El labrar y el escarificar son procesos dolorosos.  Y es seguro que el Labrador  Divino está obrando en el mundo como nunca antes. Él labra con su espíritu, por su palabra  y por su providencia. Por doloroso que sean, los procesos de cultivo son fundamentales.
Si la tierra pudiera hablar diría : " Senti hoy el arado duro; sabia lo que venia; cuando la punta del arado me golpeó por primera vez estaba llena de dolor y de angustia y queria gritar de dolor porque la punta estaba afilada y la introducían con gran energía; pero ahora pienso en el gran beneficio: esto significa que  aparecerá la hoja, la espiga, el grano en la espiga, la cosecha dorada y la celebración de fin de cosecha."
Cuando el arado de la providencia de Dios penetra por primera vez en la vida de un hombre, no hay que asombrarse si el hombre lanza unas cuantas exclamaciones ; es decir, si se deja llevar por el dolor de una hora! pero el hombre puede volver en sí antes del anochecer y decir: Continua arando , Señor ! quiero que labres por completo mi vida para que puedas sembrar en ella y que en cada rincón pueda haber granos dorados o flores hermosas.  Pobre de mí que me lamenté cuando al principio sentí la reja del arado.  Tú conoces mi condición ; te acuerdas que soy polvo.  Pero ahora, rememorando y atando cabos, entiendo tu intención; así que, sigue adelante , Labrador eterno.!"
Él no usa el arado y el escarificador sin intención. Donde Dios labra, su intención es sembrar. Su arado es la prueba de que Él está a favor de ud y no en su contra. 

" Porque he aqui, yo estoy por vosotros, y a vosotros me volveré , y sereís labrados y sembrados." Ezequiel 36: 9

No olvidemos que el Labrador nunca está tan cerca de la tierra como cuando la está labrando, en el momento exacto en que somos tentados a pensar que Él nos ha abandonado.
Su labranza es una prueba de que Él piensa que usted es de valor y digno de disciplina; porque Él no desperdicia su labranza en la arena estéril.  Él no labrará siempre sino por un tiempo, y con un propósito definido.  Pronto terminará ese proceso. " El que ara para sembrar arará todo el día? romperá y quebrará los terrones de la tierra? (Isaias 28:24)  Seguro que no! Pronto, sí, pronto, a través de esos procesos dolorosos y por sus suaves lluvias de gracia, nos convertiremos en su tierra fructiféra. 

" Y la tierra asolada será labrada...y dirán : Esta tierra que era asolada ha venido a ser como el huerto del Edén. (Ezequiel 36: 34, 35) y de está manera seremos una alabanza para Él.

Inga kommentarer :