måndag 27 juni 2011

*** El paganismo de Preocuparse ***





“No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? (Porque los gentiles buscan todas estas cosas)” (Mateo 6:31-32).

Jesús nos dice que no nos preocupemos – del futuro o de nuestra familia, de nuestros trabajos, o de cómo vamos a sobrevivir – porque ese es un estilo devida pagano. Jesús está hablando aquí de los que no tienen un Padre
celestial. Ellos no conocen a Dios como Dios quiere que lo conozcan, como un Padre celestial cariñoso, proveedor, y amoroso.
“No os afanéis por el día de mañana” (v. 34). Con estas directas palabras, Jesús nos ordena, “No pienses en ello, no te preocupes sobre lo que pueda o no pueda suceder mañana. Tú no puedes cambiar tu situación. Y no ganas nada al preocuparte. Con ello estás haciendo lo mismo que los paganos.”
Luego Jesús dice, “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (v.33). En otras palabras, debes de continuar amando a Jesús. Debes de continuar echando tus cargas sobre él. Debes de continuar descansando en su fidelidad. Tu Padre celestial velará paraque todas las cosas esenciales sean provistas en tu vida.
Me pregunto si los ángeles están desconcertados por todas las preocupaciones y ansiedades de aquellos que profesan confiar en Dios. Para ellos ha de ser muy degradante y tan insultante al Señor, que nos preocupemos como si no tuviéramos un Padre cariñoso en el cielo. Qué preguntas perplejas han de hacerse los ángeles entre ellos: “¿No tienen ellos un Padre en el cielo?
¿No creen ellos que él los ama? ¿Acaso no les dijo que él sabe lo que necesitan? ¿No creen que aquél que da de comer a las aves y a todo el reino animal, también les dará de comer y de vestir a ellos? ¿Cómo pueden mortificarse y preocuparse si saben que a él le pertenece todo el poder, todas las riquezas, y puede suplir las necesidades de toda la creación? ¿Lo acusarían a su Padre celestial de descuido, como si él no fuera verdadero a su Palabra?

Tú tienes un Padre celestial. ¡Confía en él!

Fuente : David Wilkerson





Inga kommentarer :