onsdag 1 september 2010

*** Él nos llama a Pelear ***


"¿Qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y
considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte
mil? Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada
[delegación] y le pide condiciones de paz. Así, pues, cualquiera de vosotros
que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo"
(Lucas 14:31-33).

Una vez, Enoc profetizó: "He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de
millares" (Judas 14). La Escritura dice que somos reyes y sacerdotes para el
Señor, y representamos estas decenas de millares que salen a pelear contra el
ejército de Satanás. Satanás está en guerra contra nosotros porque él nos
aborrece grandemente (ver Apocalipsis 12:17).

Debemos estar preparados para lo que está viniendo.
Debemos estar dispuestos a vivir nuestros días en guerra espiritual,
sabiendo que hay un río de iniquidad dirigido hacia el pueblo de Dios.
Si nos hemos determinado a asirnos de Cristo,
entonces necesitamos darnos cuenta de que somos invencibles en Cristo.

Escrito está: "Mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo"
(1 Juan 4:4).

Dios dice que tenemos garantizada la victoria sobre todo el poder
del enemigo; ¡contamos con todas las huestes del cielo peleando a nuestro
favor!

Que Dios nos dé más lucha de su Espíritu Santo para que cada uno de nosotros
pueda gritar al mundo y a todas las hordas del infierno: "¿Quién nos separará
del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o
desnudez, o peligro, o espada?...Antes, en todas estas cosas somos más que
vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni
la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo
presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa
creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor
nuestro" (Romanos 8:35, 37–39).

Este es el clamor de batalla de aquéllos que tienen hambre de Jesús.
Todo hombre o mujer de Dios se convertirá en un blanco de las armas malignas
del infierno, una vez que se comprometa a ser un sacrificio vivo para Cristo.
Las hordas del infierno serán soltadas contra aquél que ha determinado en su
corazón caminar en santidad de fe.

Satanás afligirá y pondrá piedras en su camino, porque usted se ha vuelto
una verdadera amenaza para su programa de engaño. Usted puede renunciar

a la batalla, rendirse, retirarse
y volverse un vagabundo insensible e infructuoso.

Respecto a mí, he elegido resistir el complot del diablo, levantarme en fe y
reasumir la lucha, Satanás no puede mantener derribado a alguien que
verdaderamente confía en el Señor.

Fuente: David Wilkerson





2 kommentarer :

Mariela sa...

Así es amiga linda, satanás desea despedazar sobre todo,nuestra confianza en nuestro papá celestial,y más a quienes decimos amarle...Pero en el Señor está nuestro refugio, su palabra nuestro refrigerio...Todos tenemos a diario nuestras luchas, pero mientras miremos a Jesús estamos a salvo, porque hasta en su nombre hay poder y salvación para todo el que en El crea...

Jenny sa...

HOLA MI QUERIDA AMIGA, MUCHAS GRACIAS POR VENIR, SALUDOS A TU BELLA FAMILIA, TE QUIERO MUCHO.
JESUS ES CONTIGO SIEMPRE.