fredag 14 maj 2010

*** El Mecánico del Alma ***





Mecánico del alma

Una vez iba un hombre en su auto por una larga y muy solitaria carretera
cuando de pronto su auto comenzó a detenerse hasta quedar estático.
El hombre bajó, lo revisó, trató de averiguar qué era lo que tenía.
Pensaba que pronto podría encontrar el desperfecto que tenía su auto
pues hacía muchos años que lo conducía; sin embargo, después de mucho
rato se dio cuenta de que no encontraba la falla del motor.

En ese momento apareció otro auto, del cual bajó un señor a
ofrecerle ayuda.
El dueño del primer auto dijo: Mira este es mi auto de toda la vida,
lo conozco como la palma de mi mano.
No creo que tú sin ser el dueño puedas o sepas hacer algo.
El otro hombre insistió con una cierta sonrisa, hasta que finalmente
el primer hombre dijo:
Está bien, haz el intento, pero no creo que puedas,
pues este es mi auto.
El segundo hombre echó manos a la obra y en pocos minutos encontró
el daño que tenía el auto y lo pudo arrancar.

El primer hombre quedó atónito y preguntó:
¿Cómo pudiste arreglar el fallo si es MI auto?
El segundo hombre contestó: Verás, mi nombre es Felix Wankel...
Yo inventé el motor rotativo que usa tu auto.

Cuántas veces decimos: Esta es MI vida; Este es MI destino,
esta es MI casa... Déjenme a mí, sólo yo puedo resolver el problema!.
Al enfrentarnos a los problemas y a los días difíciles creemos que
nadie nos podrá ayudar pues "esta es MI vida".
Pero... Te voy a hacer unas preguntas:
¿Quién hizo la vida?
¿Quién hizo el tiempo?
¿Quién creó la familia?

¿Quién te creo a ti?

Sólo aquel que es el autor de la vida y el amor, puede ayudarte
cuando te quedes tirado en la carretera de la vida.
Te doy sus datos por si alguna vez necesitas un buen "mecánico":


Nombre del mecánico del alma: Jesucristo
Dirección: El Cielo
Horario: 24 horas al día, 365 días al año por toda la eternidad
Garantía: Por todos los siglos
Respaldo: Eterno
Teléfono: No tiene.
Pero basta con que pienses en Él con fe, además
de que esta línea no está nunca ocupada.


Venid a mí, todos los que estáis cansados
y cargados,
y yo os haré descansar.

Mateo 11:28

1 kommentar :

Henry sa...

Si, Amen, solo el Señor nos conoce mejor que nosotros a nosotros mismos, además, solo el puede reparar, o mejor, hacer de nuevo algunas partes que ya están por completo dañadas. Gracias mi amor por este blog, es de mucha bendición para muchos y para mi también.
Henry Padilla Londoño