lördag 13 februari 2010

*** Un Pastel con sabor a Gloria ***




Un Pastel con sabor a gloria

Una hija le cuenta a su madre que todo está mal, que está reprobando
álgebra, que su novio cortó con ella y su mejor amiga se está mudando a otra
ciudad. Mientras tanto, su mamá está preparando un pastel y le pregunta a
su hija que si quiere comer, y la hija dice:

"Claro Mamá, me encanta tu pastel."

-"Entonces, tómate este aceite," le ofrece su madre.
-“De ninguna manera" dice la hija.
- "¿Qué tal un par de huevos crudos?"
- "Que asco, Mamá!"
-"¿Quieres algo de harina? ¿O qué tal bicarbonato?"

"Mamá, todo eso es asqueroso!"
La madre responde: "Sí, todas esas cosas parecen malas por sí solas.
Pero cuando las unes de la manera adecuada,
hacen un pastel maravillosamente delicioso.
Así trabaja Dios. Muchas veces nos preguntamos por qué nos
permite pasar por tiempos tan malos y difíciles.

Pero Dios sabe que cuando pone todas estas cosas en su debido orden,
siempre trabajan para bien. Sólo tenemos que confiar en El y,

tarde o temprano,estas cosas harán algo maravilloso.
¡Dios esta loco por ti! Te regala flores cada primavera y un
amanecer cada mañana. Cuando quieres hablar, El te escucha.

Puede vivir en cualquier lugar del universo,
y escogió tu corazón.

Viene a mi mente la historia de José y los eventos que le tocó vivir

(libro de Génesis, capítulo 37 en adelante).
Primeramente, fue vendido por sus hermanos
(como resultado de la envidia que le tenían),
a los mercaderes que viajaban a Egipto.
Estando allí los madianitas lo vendieron a Potifar,
oficial del faraón y capitán de la guardia.

Poco a poco, José fue ganando el favor de su amo, hasta el punto de
confiarle todas sus pertenencias. Pero al cabo de un tiempo terminó en la
cárcel porque la esposa de Potifar quería que José tuviera relaciones
íntimas con ella y al ver que él era un hombre honesto, recto y fiel,
decidió tenderle una trampa y le dijo a su esposo que José quería

dormir con ella.


Entonces, estando en la cárcel, se ganó la amistad del jefe de la cárcel.
Puso a José a cargo de muchas cosas dentro de la prisión y las cosas
marchaban bien bajo su cuidado. Sin embargo, José permaneció preso durante
mucho tiempo. El faraón tuvo dos sueños y al verse necesitado de un
intérprete de sueños mandó a buscar a José, quien había sido referido por el
coopero, a quien José le interpretara un sueño dos años antes.

Al faraón le pareció bien la interpretación y las sugerencias
que José le dio. Tanto así que lo puso al mando de todo Egipto.
Al llegar los sietes años de hambre, su padre Jacob, dio órdenes
a sus hijos (los hermanos de José)
para que fueran a Egipto a comprar granos,
ya que todos los países viajaban hasta allá para
comprar alimento.

En resumen, José tuvo una vida emocionalmente difícil:

fue separado de su padre y el resto de su familia,
sus hermanos lo despreciaron al punto de venderlo,
la esposa de Potifar lo acusó injustamente y como consecuencia
tuvo que pasar varios años en prisión.
Pero como Dios siempre estuvo con él porque era un hombre bueno,
justo y temeroso de Dios, José tuvo una final feliz.
Con el pasar del tiempo José pudo entender que era necesario pasar
por todas las pruebas y quebrantos que tuvo en su vida.

De no ser así, todos hubieran perecido cuando llegaron
los siete años de hambre.
Podemos aplicar la esencia de este relato a
nuestra vida hoy día.

Todos hemos experimentado por separado los “ingredientes para el pastel”.
Crudos , No tienen el mismo sabor, comparados cuando han sido mezclados
correctamente, cuando se hornean en la temperatura adecuada,

y por el tiempo necesario.

Dios hace algo parecido con nosotros.
Nos permite pasar por una serie de pruebas,
no para castigarnos
o por ser malvado, sino para capacitarnos, para ayudarnos,
para que podamos estar preparados y enfrentar
victoriosamente las adversidades futuras.
Nos limpia como el oro, el cual es pasado por
un proceso de fuego.


Déjate purificar por el fuego del Espíritu de Dios.

Déjate capacitar y espera pacientemente, porque Dios solo
quiere lo mejor para ti.
No te desesperes porque la meta de la soberana
vocación no se trata de rapidez, se trata de resistencia.
No te desanimes pensando que “el pastel de tu vida”
nunca va a estar listo para que lo puedas saborear.

Aprovecha cada día para aprender lecciones nuevas,
aprovecha cada momento para servir a otros con
alegría y sin esperar nada a cambio.
Aprovecha cada momento a solas para hablar con Dios.
Saca tiempo para leer la Biblia, te sorprenderás de todo lo
que Dios tiene que decirte.
Detente y observa los eventos de cada día y verás que
de alguna manera Dios te habla.

Lejos de quejarnos cuando llueve, debemos dar gracias porque Dios
tiene misericordia y nos regala ese preciado tesoro.
Sin agua, no podemos sobrevivir.
Lejos de quejarnos porque hace demasiado sol,
debemos agradecer
que lo tenemos para que las plantas crezcan, se seque el exceso de agua.
Lejos de quejarnos por tener demasiado taller en el trabajo,
debemos agradecer que tengamos empleo. Todas estas
cosas pueden parecer tontas o sin sentido por sí solas.
Pero cuando las
combinamos podemos ver la gracia de Dios extendida sobre cada persona,
esperando a ser invitado para habitar en el corazón de cada uno.

Si estas pasando alguna prueba amarga, pon tu vida y tus

cargas a los pies de Jesús para que sea el Maestro
mismo quien se encargue de renovar tus
energías y dirigir tus pasos.
Y si estás bien, de igual modo pon tu vida en manos de Dios
para que ningún mal te alcance.
Dios te ofrece el mejor pastel del universo…
la salvación eterna de tu alma.
Pero primero tienes que pasar por una mezcla de vivencias para que
aprendas a manejar mejor todo en tu entorno y para que puedas ayudar

a otros a entender que tienen el pastel en sus manos,
solo que para disfrutarlo, tienen que pasar el proceso de crearlo
con los ingredientes que Dios le ha entregado a cada cual.

El detalle más importante es recordar que el único que tiene
las instrucciones para la receta perfecta de la vida de cada
ser humano se llama Jesucristo.

Espero que tu día sea "¡un pedazo de pastel!"

¡A Dios sea toda la gloria!

Pensamiento: Todas las cosas obran para bien para aquellos
que aman a Dios.


ORACION: Señor, regálanos de tu sabiduría y discernimiento

para entender que debemos permanecer
quietos y esperar en ti.

Inga kommentarer :