måndagen den 15:e februari 2010

*** Aliento para cuando estamos enfermos ***





Aliento para cuando estamos enfermos

No temas esta leve aflicción.
Así como Yo aprendí obediencia al Padre
por medio de las cosas que padecí, tú también aprenderás a caminar
más cerca de Mí gracias al frágil estado en que te he puesto.
Te conozco, te amo y velo por ti, tal como Mi Padre veló por Mí.
Yo también padecí aflicción.
Experimenté dolor.
Lloré. Sufrí las debilidades inherentes al ser humano por causa de ti.
Las conozco y te comprendo, pues Yo experimenté y sentí lo que tú sientes.
Me hice carne para poder entenderlas.
No temas tu debilidad, pues he oído tus oraciones,
he visto tus lágrimas y Yo te respondo.
Estoy aquí mismo, a tu lado, para consolarte con el mismo consuelo
que me participó Mi Padre.
Recuerda que fui hombre de dolores y experimentado en quebrantos.
Gracias a ello obtuve la bendición de gozar de mayor entereza de espíritu.
Sufrí muchas aflicciones, pero gracias a ellas aprendí a depender más de Mi Padre. Aprendí que Su poder —y únicamente Su poder
-bastaba para sostenerme.
Cada aflicción, cada dificultad que afronté tenía un propósito.
Lo más importante de todo es que gracias a ello aprendí a mirar hacia arriba,
a mantener la vista fija en el Cielo.
Fue justamente en Mi debilidad y en Mis padecimientos que aprendí a
valerme del gran poder de Mi Padre.
Tuve que clamar a Él, apoyarme en Él con todo Mi peso, y apoyándome
hallé fuerzas.
Así crecí y aprendí, y vi que justamente en Mi debilidad yacía
la mayor de todas las fortalezas.
Yo estoy contigo en todo momento, solo no estas.
Cree solamente.


Y aconteció que estando en una ciudad, he aquí un hombre lleno de lepra,
el cual viendo á Jesús, postrándose sobre el rostro, le rogó, diciendo:
Señor, si quieres, puedes limpiarme.
Luk 5:13 Entonces, extendiendo la mano, le tocó diciendo:
Quiero: sé limpio. Y luego la lepra se fué de él.
Lucas 5:12



Y Jesús les dijo: Por vuestra incredulidad; porque de cierto os digo,
que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis á este monte:
Pásate de aquí allá: y se pasará: y nada os será imposible.
Mateo 17:20

Entonces Jesús mirándolos, dice: Para los hombres es imposible;
mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios.
Marcos 10:27

Porque ninguna cosa es imposible para Dios.
Lucas 1:37

Y él les dijo: Lo que es imposible para con los hombres,
posible es para Dios.
Lucas 18:27

Inga kommentarer :