torsdag 17 december 2009

*** Asi es como vence Dios en Mi ***




Así es como vence Dios en mí

Un padre llevó a su hijito por un paseo largo en el bosque.
Como era pequeño le llevaba sobre sus hombros por mucho rato.
Luego le puso sobre sus pies y le dijo que tendría que caminar
hasta la casa.
Al rato el pequeño lloraba porque estaba muy cansado,
demasiado agotado para tomar un paso más.
El padre cortó un palito y lo limpió muy bien de toda
astilla mientras el niño observaba.
Al terminar, dijo: "Mira, hijo, te presento con tu propio
caballito para que te lleve a casa.
" Encantado, el niño se montó sobre su caballito y felizmente
llegó a su casa.
Y en casa dio vueltas por todo el jardín hasta que tuvo
que ir a bañarse y acostarse, ya rendido.

Hay un corito que tiene una frase que dice
“Así es como vence Dios en mí”.
Justo eso fue lo que vino a mi mente mientras leía el cuento
del “caballito”.
A veces podemos sentirnos muy agobiados por diversas situaciones
que surgen durante el transcurso del día.
Pero es importante recordar que Dios es nuestro amparo
y fortaleza, Dios es nuestro socorro y tiene la potestad de
renovar nuestra fuerza como el águila.
Una forma efectiva de vencer lo negativo es trabajando hacia lo positivo.
Aunque estemos agotados, podemos mostrar gestos de amabilidad
y consideración con las personas que nos rodean.
Eso, les dará ánimo a ellos y nosotros nos sentiremos
mucho mejor al ver que logramos algo bueno en la vida
de otro ser humano.

Sabía que una amiga mía estaba un poco distante por situaciones
en su trabajo.
Pensé en lo que podía hacer para que se sientiera mejor y le
envié un mensaje jocoso con una notita que decía:
“noté que has estado un poco tensa.
Aquí te envio esto para hacerte reir un poquito y espero
que tu día mejore, te quiero mucho”.
Al ratito de haber recibido el mensaje por email, me llamó.
Su actitud era muy diferente.
Era como si le hubiera regalado el “caballito” de energía y
comprensión que ella necesitaba justo en aquellos momentos.
A veces, el “caballito” se define en un abrazo, en una sonrisa,
en un saludo, en una llamada telefónica, en un bonito mensaje
cibernético, en una carta, en un pasaje bíblico, etc.
La palabra de Dios está llena de hermosos mensajes para que
nos alienten a seguir adelante y para que ayudemos a otros a
descansar en su Palabra.

El Señor nos dice: venid a mí todos los que estéis trabajados
y cargados y yo os haré descansar.
Nos recuerda que aunque no es fácil, podemos llegar a la meta con Él.
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Estoy segura que si te detienes a repasar momentos pasados
en tu memoria, podrás recordar muchos momentos es que alguien
te regaló uno de esos “caballitos.
Tal vez te hizo un favor cuidando de tus niños mientras ibas
a una cita médica, a una entrevista de trabajo o mietras atendías
algún otro asunto de emergencia.
Tal vez, mientras esperabas la guagua o el taxi, alguien se
te acercó y más tarde, cuando pensaste en la conversación
que tuviste con esa persona desconocida, te pudiste dar cuenta
de que fue como si Dios mismo te enviara un mensaje.
Dios tiene muchas maneras de hablar a tu corazón.
A veces le pides algo que quieres, pero terminas recibiendo otra cosa.
Luego, al pasar del tiempo, te das cuenta que lo que recibiste
de Dios era justo lo que necesitabas.
Y es que Dios sabe perfectamente qué cosas cosas son las que
verdaderamente nos convienen.

He notado que mientras más pruebas tengo, más resistencia desarrollo.
Dios siempre está dispuesto a regalarnos ese “caballito” de fuerzas
renovadas que tanto necesitamos para que podamos resistir durante
los días de prueba y salgamos victoriosos.
Pero es importante que busquemos su presenca cada día.
Que nos concentremos más en la Omnipotencia de Dios que en los problemas.
No hay nada imposible para Dios.
Y nosotros debemos considerar las pruebas como oportunidades
de crecimiento.
La palabra de Dios nos dice que para poder consolar a otros,
es necesario haber sido consolados.

Recientemente he tenido una prueba muy dura.
Le pedí a Dios que me ayudara, porque ya no podía más.
Le pedí a varias amistades cristianas que oraran por mí a
fin de tener fuerzas renovadas para seguir adelante y poder
resistir hasta que llegara una solución para mi problema.
¡Dios es absolutamente maravilloso! Movió a muchas personas
a enviarme oraciones escritas, mensajes de apoyo,
llamadas a mi casa para consolarme y darme ánimo, en fin,
realmente sentí la presencia de Dios en cada una de esas personas.
Un detalle muy importante es que terminé recibiendo muchísimo apoyo,
inclusive oraciones de personas inconversas.
Es justo ahí donde podemos ver su mano extendida,
es justo en detalles como esos que podemos ver la misericordia
de Jesucristo y podemos interpretarlo como un mensaje directo
de Dios diciéndonos: “No temas, yo te redimí, te puse nombre,
mío eres tú.
Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo”, Isaías 43.

Siempre tendremos pruebas en el peregrinaje de nuestra vida,
pero si aprendemos a depender de la totalidad de Dios,
podremos observar que no estamos solos, que Dios nos ama,
que está dispuesto a caminar con nosotros, que envía a muchas
personas alrededor nuestro para que sepamos que para Dios
somos joyas preciosas.
La tensión de la prueba ha disminuido un poco.
Siento como si la otra parte la están cargando todas
las personas que están orando por mí.
La palabra de Dios nos dice que somos un solo cuerpo
en Cristo.
Entonces, todos debemos practicar el orar los unos por
los otros, escuchar las penas de nuestro prójimo, cuidarlos
en la medida que sea posible.
Una de esas medidas es eliminar por completo las murmuraciones
contra nuestro prójimo, no desnudar su integridad con nadie.
Si sabemos algo íntimo de esa persona, guardemos su secreto.
Nadie se lastima a sí mismo, no se lo hagamos a nadie más tampoco.
Lejos de hablar mal de ellos, vamos a tenderle una mano
amiga y hablemos positivamente.
Dios sabrá recompensarnos y el día que más necesitemos ese
“caballito” de apoyo, lo vamos a tener.

A veces nuestro Padre nos carga y a veces nos deja caminar.
Cuando creemos que ya no podemos más Dios mueve a personas
que nos ofrecen un “caballito”, una idea, una promesa,
una canción nueva, nos dan cariño o dicen una oración intercesora,
y sobre ese corcel llegamos a la meta.

Pensamiento: ¿Necesitas un caballito o sabes de alguien que lo necesita? Ofrezcámoselo con ternura, recordando nuestro propio cansancio a veces.
Eso hace toda la diferencia y así es como vence Dios en nosotros.

Oración: Dios y Padre nuestro, te pedimos que nos ayudes en
todo momento.
Que sobre todo, nos regales sabiduría de lo alto para que
podamos ver la necesidad y el dolor ajeno y nos sintamos
inquietados a obrar en favor de sus vidas como tú lo haces
con cada uno de nosotros todos los días de nuestra vida,
nos demos cuenta de ello o no. Amén.

¡A DIOS SEA TODA LA GLORIA!

3 kommentarer :

*.Jessica.* sa...

…..…………....__/\__
....................>-:¦:-<
.....................¯¯\/¯¯
(♥).................♥Ѽ ♥
(♥).............♥Ѽ.$Ѽ♥
(♥)............♥Ѽ.$$Ѽ ♥
(♥)...........♥Ѽ$.||.$Ѽ ♥
(♥).........♥Ѽ.$$||$$$Ѽ ♥
(♥).......♥Ѽ$$$$||$$$$Ѽ ♥
(♥)....♥Ѽ$$$$$$||$$$$$$Ѽ♥
(♥)..♥Ѽ$$$$$$$||$$$$$$$Ѽ ♥
(♥)..........♥Ѽ.$$||$$Ѽ♥
(♥).......♥Ѽ$$$$||$$$$$Ѽ♥
(♥)....♥Ѽ$$$$$$||$$$$$$$Ѽ♥
…..♥Ѽ$$$$$$$$|| $$$$$$$$Ѽ♥
..♥Ѽ$$$$$$$$$$|| $$$$$$$$$Ѽ♥
(♥).........Feliz Navidad..||..........


Que tengas un bello fin de semana
besitos Jesisca.

SANDRA... sa...

Hermosa entrada Jenny,espero tengas un bello fin de semana y una Feliz Navidad besitossssss..

Jenny sa...

Hola Jessica linda gracias mi nena por tus lindos mensajes...Dios te bendiga mucho.

Sandra amiga, gracias por tu mensaje, lo mismo te deseo para ti y familia. te mando un gran abrazo.