onsdag 4 mars 2009

*** El Poder de la Fe ***







EL PODER DE LA FE

Meditando en mis propios problemas, asumo que de forma similar muchas
personas más tienen en su mente alguna preocupación,
quizá hay quien necesita trabajo urgentemente,
o alguien con una enfermedad terminal,o quizá se trata
de la necesidad de encontrar a la pareja ideal,o de recursos para cubrir
alguna deuda, quizá alguien está siendo objeto de alguna injusticia
o a lo mejor un estudiante estima no poder con cierta materia;
en fin son tantas y tantas las variantes en este sentido que podríamos
escribir varios cientos de hojas y no terminaríamos nunca, así que
meditando en la Palabra de Dios leí por enésima vez un pasaje donde
habla el Señor Jesucristo acerca de la fe en Mateo 17:19-20 que dice:
“¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera? Jesús les dijo:
Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis
fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá,
y se pasará; y nada os será imposible.”.
Muy seguramente tu también has leído este pasaje muchas veces,
y probablemente no te has detenido a meditar en él, así que hagámoslo juntos.
En principio debemos notar que a sus discípulos Jesús les había dado
el poder para sanar y echar fuera demonios
“Habiendo reunido a sus doce discípulos,les dio poder y autoridad
sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades.
Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos”,
“Y saliendo, pasaban por todas las aldeas, anunciando el evangelio
y sanando por todas partes.” (Lucas 9:1-2 y 6),
sin embargo pese a que ya habían ejercitadoese poder
no pudieron expulsar a ciertos demonios al grado que tuvo
que intervenir el mismo Señor Jesucristo.
Ahora pensemos un momento en nuestra propia situación delante de Dios.
Cuando recibiste a Jesucristo como Señor y Salvador de tu vida,
fuiste sellado con el Espíritu Santo (Efesios 1:13),
en ese momento te convertiste en hijo de Dios con todos los privilegios
que esto significa entre los cuales figura que Dios mismo vela por ti
“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen,
Y los defiende”.(Salmo 34:7), esto implica que tu vida ya no dependa
de ti mismo sino de Dios, y por lo tanto así como a los discípulos les otorgó
poder para sanar y echar fuera demonios, a su hijos (a ti) también
les dio el poder del Espíritu para afrontar las adversidadesy vicisitudes
de la vida, que dicho sea de paso, en la gran mayoríade los casos,
nosotros mismos somos culpables de los males que sufrimos
pues cosechamos lo que anteriormente sembramos.
“...todo lo que el hombre sembrare eso también segará” (Gálatas 6:7b).
Jesús le hace ver a sus discípulos que la razón por la cual no obtuvieron
la victoria sobre ese demonio fue por su falta de fe,
y esto es digno de resaltarse puesto que ellos ya habían experimentado
el poder de Dios sanado gente y expulsando demonios, es decir que al igual
que nosotros ya hemos experimentado de la presencia y bendiciones de Dios
en el pasado, de hecho el simple hecho de estar vivos es una bendición de Dios,
pero parece que al igual que a los discípulos, a veces nos falta la fe,
puesto que nuestra preocupación se coloca muy por encima de la fe en Dios,
nótese que Jesús dijo “...de cierto os digo, que si tuviereis fe
como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá,
y se pasará; y nada os será imposible.”
La frase que más llama mi atención de esta porción es “nada os será imposible”,
es decir que Jesucristo nos está dando la fe como herramienta para salir
victoriosos en eso que nos preocupa, pero nos deja en libertad de ejercer
y ejercitar esa fe, y es ahí donde radica nuestro problema pues muchas
veces no lo hacemos,y al igual que los discípulos, dudamos.
Mateo 18:19-20 dice: “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren
de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren,
les será hecho por mi Padre que está en los cielos.
Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy
yo en medio de ellos.”, esta es una aseveración directa y muy concreta
de parte de Jesús quien asegura que cualquier cosa que le pidamos
en Su nombre nos será hecho, y asegura estarpresente en medio del grupo
de personas que se reúnen en Su nombre;
para reafirmar esto el apóstol Juan escribió:
“Y esta es la confianza que tenemos en él,que si pedimos alguna cosa
conforme a su voluntad, él nos oye.
Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos,
sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.” (1 Juan 5:14-15).
Todo esto significa, que Dios está anuente para atender las peticiones
de nuestro corazón, si de nuestra parte ejercemos la fe que nos fue dada,
la promesa de Dios de atender nuestras necesidades puestas delante
de Él en oración,es irreversible, Números 23:19
dice “Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre
para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?”,
aquello que te preocupa, esa necesidad tuya muy particular
y personal que quizá solo tu conoces pues está en tu corazón,
Dios la va a atender, depende de ti, de que lo creas que entiendas
que la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
He aquí el poder de la fe que Dios nos ha provisto, una fe
que mueve montañas,una fe que puede solucionar tu vida
tan solo si así lo crees, como un niño,aceptándolo todo y sin cuestionar
nada, ¿cómo resolverá Dios esa situacióntan grave que luce imposible
de solucionar?, ¡no lo sabemos!, pero sí creemos que para
Dios no hay imposibles y que Dios lo va a solucionar de acuerdo a Su voluntad.
Hoy reitero la importancia de orar unos por otros, aun sin conocernos,
Jesús ha prometido atender aquello en lo que estemos de acuerdo dos o más.
Sabemos que hay necesidad en cada corazón, así que en nuestras
oraciones personales pidamos a Dios que bendiga,
escuche y atienda las peticiones de nuestros hermanos
que se encuentran alrededor del mundo y que Dios conoce perfectamente.
Aprovechemos el poder de la fe, entendamos de una vez por todas,
que depende de nosotros mismos y de nadie más el que hallemos la respuesta que necesitamos, si tan solo ejercitamos la fe en Jehová-Yahvé Dios.

FUENTE: CRISTIANOS UNINDOS
GUSTAVO M.F

Inga kommentarer :