onsdag 25 februari 2009

*** Estas en el viaje de la vida ***


Estás en el viaje de la vida
Cada día marchamos por la vida.Cada día es un día más en el camino.
Mientras vas en este viaje constantemente cambias de ambientes y de panoramas.
También vas dejando atrás las gratas y las no tan gratas experiencias del diario vivir.
Eres un peregrino.
Estás de paso.
Pero vas rumbo hacia uno de estos dos lugares específicos:
La presencia de Dios o la perdición eterna.
No obstante, Dios te invita a ti y a cada hombre a sus mansiones celestiales en Cristo.
En el viaje de la vida se necesita una actitud decidida.
La Biblia dice que Abraham, siendo llamado, obedeció a Dios.
¿Te preocupas por tus necesidades espirituales?
¿Sientes pobreza en el espíritu?¿Tienes patria para tu alma?
El Señor quiere que seas obediente a lo que Él ha dicho y a sus requerimientos día a día
(Mateo 6.33).En el viaje de la vida se necesita una actitud de fe.
La Palabra de Dios dice que Abraham salió por la fe.
El justo por la fe vivirá.
No solo se salvará, sino que día a día se moverá por fe en Dios.
¿Crees en el testimonio de Dios por medio de su bendita Palabra?
¿Vives hoy y mañana “como viendo al Invisible”? (Hebreos 11.1).
En el viaje de la vida se necesita una actitud de esperanza activa.
Dice la Biblia en Hebreos 11.13 que ellos, aunque no recibieron lo prometido,
estaban creyéndolo y saludándolo.
No es posible que solo apruebes la verdad de Dios para tu vida con tu mente
y no obres ni vivas de acuerdo con esa verdad.
Tienes que confesar con tus palabras cada día y confesar con tus actos
durante el viaje de la vida de quién eres y a quién sirves.
Tu esperanza viva es en Dios y solamente en Él.
Eso basta.En el viaje de la vida se necesita una actitud de perseverancia.
Muchos comienzan con mucha fuerza en el camino de la vida cristiana y luego se cansan.
No olvides que este camino es una carrera de resistencia, no de velocidad.
Te pongo otro ejemplo: Tu vida debe ser un camino perseverante en obediencia a Dios
como la vela que se quema hasta el final, pero siempre dando luz a los que la rodean.
No pienses que los creyentes fosforitos alcanzarán agradar a Dios.
Si mantienes una actitud decidida, de fe, en esperanza activa y perseverante en Dios,
dice la Biblia que Dios no se avergonzará de llamarse tu Dios (Hebreos 11.16)
y que te tiene preparada una ciudad eterna.
Ninguno que no sea reconocido por Cristo podrá entrar en la Nueva Jerusalén.
Debes honrar a Dios en el camino de tu vida aquí y ahora mismo,
en un mundo donde Dios es deshonrado.
Recuerda que Dios es honrado mediante tu andar.

Inga kommentarer :